Sorprendentemente dulces

La calçotada, la tradición gastronómica que los catalanes celebran alegremente durante el frío invierno.

BUENAS VIBAS
&
Comida alegre

Vermut, solo el comienzo

Cocinar los calçots requiere tiempo y esfuerzo, así que empezamos fent el vermut . Traducido, haciendo el vermut, momento de dar la bienvenida a todos y ponerse al día con una bebida en sus manos.

El vermut se sirve con un par de aceitunas, hielo y una rodaja de naranja. Se suele acompañar con patatas fritas, aceitunas, berberechos, banderillas, chorizo, queso o jamón ibérico.

Esto es solo el aperitivo, hay que dejar sitio para los calçots y la carne a la parrilla.

Los calçots

son el protagonista del menú. Asados con la llama del fuego, el calçot se cocina solo con sus propios jugos, volviéndose dulce y con un gusto ahumado a la barbacoa.

Majalos en romesco y querrás siempre otro y otro...

Romesco, saborea el mediterráneo

Los calçots son dulces y sabrosos, pero la salsa romesco es el secreto que hace que no dejes de comerlos.

¿Cuál es el secreto de esta salsa que la hace tan diferente? Simplemente la combinación de frutos secos del sur de Cataluña mezclados con productos frescos de la cocina mediterránea. La combinación perfecta de avellanas, almendras, ajo, tomates asados, ñora y aceite.

Carne a la parrilla

es cocinada con las brasas que obtenemos después de cocinar los calçots. Guarda espacio en el estomago porque viene la carne a la parrilla: butifarres (salchichas de cerdo catalanas), chuletas de cordero y otras especialidades locales de carne.

La carne a la brasa generalmente vendra acompañada junto con guarnición: mongetes del ganxet, una haba blanca local y deliciosa, la típica escalivada verduras asadas o una ensalada bien aliñeada.

La experiencia gastronómica de invierno

Reúnase con los suyos y disfrute de esta experiencia culinaria de Barcelona.

El porrón

no puede faltar en una buena calçotada, así se puede compartir el vino o la cerveza. El vino tinto es la bebida general de elección, aunque la cerveza o el vino blanco combinan perfectamente con los calçots.

Comer calçots es una experiencia divertida y desenfadada que te hará usar las manos para comer. Con el porrón tambien podemos usar las manos para berer y compartir un trago con los demás.

Calçots, puerros o cebollas?

Aunque parece un puerro, huele a cebolla y sabe dulce, ¿Qué es exactamente un Calçot?

Los calçots son brotes de cebolla blanca, crecidos de una manera única e innovadora, en Valls (Cataluña) por Xat de Benages. Las cebollas se colocan zanjas en forma de V talladas en el suelo.

A medida que crecen nuevos brotes, esos se cubren con tierra, dejando solo las puntas de los brotes descubiertas. Este proceso se repite hasta que las se amontona hasta 30cm de tierra.

Los calçots se plantan de agosto a septiembre, y el tiempo de cosecha es de diciembre a finales de marzo. Así la temporada de la calçotada empieza a mediados de invierno y acaba en los incios de la primavera.

La crema catalana

es el postre obligatorio para cualquier menú tradicional catalán. Es una crema aromatizada con canela y la ralladura de limón, con una corteza dulce de azúcar quemado.

Explorar

  • discover
  • nav:products
  • nav:press
  • contact

Conectar

  • instagram
  • youtube
  • mail

Suscribir

© la calçotada 2020 - all rights reserved - privacy policy